Serrania de Ronda
 
 
Serrania de Ronda
 

La Serranía de Ronda, con sus espectaculares montañas y valles cincelados ofrece una gran variedad de hábitats para su extensa flora y fauna. Esta singular región se encuentra entre el extremo norte de Gibraltar, la Hoya de Málaga, la Depresión de Antequera y la Sierra de Ubrique. Las montañas y los cerros de la Serranía de Ronda son predominantemente de piedra caliza, y ofrecen mucha flora y fauna sin igual para disfrutar cuando se visita esta zona.

Una amplia porción de esta región única está protegida dentro de los tres Parques Naturales de la Serranía - Sierra de las Nieves, Sierra de Grazalema y Los Alcornocales. Estos parques son algunas de las primeras acciones tomadas por España para proteger sus zonas de singular belleza natural y sus hábitats singulares, que son necesarios para mantener y hacer crecer el número de las especies locales y migratorias. El tipo de aves que se pueden observar varía en función de la época del año.

Las oportunidades para la observación de aves en la Serranía de Ronda son enormes y muy gratificantes, ya que un gran número de aves migratorias, incluyendo aves de presa o rapaces, pasan por este lugar único, cerca del Estrecho de Gibraltar, en su migración anual. Las migraciones de primavera y otoño proporcionan a los observadores de aves, aficionados y entusiastas, las mejores oportunidades para ver un gran número de especies migratorias.

Esta región es conocida especialmente por su gran número de aves de presa y de buitres, los cuales se ven frecuentemente al viajar por la Serranía, trazando círculos en el cielo. Incluso durante los meses de invierno le ofrece la oportunidad de ver muchas especies de aves del norte de Europa que viajan de sus hogares más fríos hacia el sur para disfrutar del clima templado de la Costa.

Los visitantes de esta región podrán disfrutar de una de las mayores colonias de cría del Flamenco Común. Sus terrenos de cría se encuentran en una de las mayores lagunas naturales de España, Fuente de Piedra. Esta laguna está ubicada en la cuenca plana, rodeada por las montañas de esta parte de la Serranía. 

En esta laguna y otras de esta región también pueden verse las travesuras divertidas de una amplia variedad de patos, incluida la malvasía cabeciblanca, el pato colorado y la cerceta pardilla. Un gran número de aves zancudas y aves esteparias especialistas se puede ver en la Serranía de Ronda mientras viajan a sus lugares de cría, incluyendo la pequeña avutarda, el sisón, el aguilucho cenizo, el zampullín cuellinegro y la pagaza piconegra.

Las influencias culturales de la Serranía de Ronda son muchas y estas se observan en el paisaje tanto como en la arquitectura. Se puede ver la influencia de los celtas, romanos y árabes en toda la región y especialmente en los famosos Pueblos Blancos.

Desde las montañas de la Sierra de las Nieves, con su Pinsapo y sus antiguos robles con agallas, se puede admirar el casco histórico de Ronda, encaramado en su colina, con impresionantes vistas desde sus acantilados en el profundo cañón del Tajo formado por el flujo incesante del río Guadalevín.

Desde el pueblo meseta de Ronda, que da su nombre a esta Serranía, se pueden ver algunos de los mejores ejemplos de arquitectura y unas vistas impresionantes. Entre sus muchos atractivos hay un excelente ejemplo de baños árabes y una de las más antiguas Plazas de Toros de España.

La Serranía de Ronda se desplaza a través de hermosos valles boscosos, famosos por sus Pueblos Blancos situados al azar a lo largo de las laderas del Valle del Genal. Estos pueblos evidencian su patrimonio diverso y ofrecen a los visitantes un área única para explorar y disfrutar. Asentados entre laderas de terrazas y bosques de castaños, huertos de olivos, gargantas de ríos y ciudades históricas, se construyeron para explotar los recursos naturales y las características del área. Hay siete pueblos en el Alto Genal - Alpandeire, Cartajima, Faraján, Igualeja, Júzcar, Parauta y Pujerra. Cada pueblo ofrece su propia perspectiva en este campo impresionante e inusual.

A medida en que usted se aleja de Ronda y regresa a la costa, el paisaje cambia, al viajar a través de los valles de los ríos Genal y Guadiaro, hasta las llanuras de Málaga y la arquitectura y los museos de esa ciudad. Esta diversidad de terrenos hace de la Serranía de Ronda un lugar perfecto para practicar senderismo, observación de aves, escalada, montañismo y otras actividades de ocio.

El Valle del Genal se compone de dos áreas muy distintas, el Valle Alto y el Valle Bajo. Las puntas de las montañas rocosas que emergen de las laderas cubiertas de encinas y los valles abiertos por debajo de los bosques del Alto Genal contrastan con el bosque mixto del valle del río del Bajo Genal. Este último es especialmente hermoso durante el otoño, por los intensos colores del castaño y los frutales, en contraste con el verde oscuro de los pinos.

En la parte occidental de la Serranía alrededor de Cortes de la Frontera, las laderas se caracterizan por el alcornoque; la corteza recortada de estos árboles es claramente visible durante la cosecha del corcho. El valle del río del Genal es muy diverso, con sus colinas cubiertas de castaños y árboles frutales. Mientras, en los prados el Cerdo Ibérico pasta debajo de los árboles de roble para producir el mejor salchichón y chorizo.

 
Casas rurales Juzcar - Galeriá de Fotos